Basta ya de proteger a los corruptos

La política, tan denostada y menospreciada en los tiempos que corren, es una de las más nobles y dignas actividades a las que se puede dedicar una persona. Ocupar un cargo político significa ostentar la confianza de los ciudadanos que ponen en las manos del político sus intereses; su presente y futuro. Por todo esto, la responsabilidad y lealtad hacia ese apoyo debe ser incondicional.

Cuando un político pone fin a esa lealtad con los votantes a los que representa y se sirve de su condición para satisfacerse así mismo, se convierte en un ser indigno y despreciable. Ante una situación así, dicha persona debe cesar inmediatamente su actividad y los compañeros de partido aislarlo, condenarlo y expulsarlo. Esta es la única manera además de dignificar la política.

Me avergüenza la situación del PP; partido donde los escándalos de corrupción política crecen como la espuma con el beneplácito de quienes lo dirigen. Los dirigentes de un partido no pueden supervisar las actividades diarias de todos sus cargos y tampoco las de los corruptos, pero lo que nunca deben hacer es protegerlos. Esto es lo grave.

Mariano Rajoy sigue mirando hacia otro lado con el caso Gürtel que se extiende ya por Castilla y León, Galicia, Madrid y Valencia. Respaldó la honorabilidad de Bárcenas, lo hace aún con la de Camps, también con Fabra, Ripoll… ¿Hasta cuándo señor Rajoy?

¿Qué más pruebas le hacen falta a Cospedal para plantearse la retirada de Fabra de la política? Por supuesto que hay que respetar la acción de la justicia y la presunción de inocencia, pero cuando un fiscal pide prisión para un político, el  secretario general de un partido debe proponer, al menos, su suspensión cautelar hasta que se esclarezcan los hechos.

Los ciudadanos nunca deberían ver a políticos inmersos en casos de corrupción al gobierno de instituciones democráticas del Estado. Camps tendría que haberse retirado de la política, demostrar – si es que podía– su inocencia y después,  regresar a la vida pública cuando todo hubiese pasado. Ya es tarde, debe marcharse.

El cinismo y la hipocresía del PP es repugnante. Ahora piden respeto a la justicia para que cumpla su labor en el caso Fabra pero ¿La respetaron cuando se ordenó la detención de Ripoll? ¿Qué han hecho con el juez Garzón? Son unos indecentes.

No hay mejor forma de confiar en el sistema judicial y en la presunción de inocencia que retirar de forma cautelar a un presunto corrupto de la vida política –cuando hay pruebas sustanciales y no recortes de periódicos como los de Cospedal–. De esa manera se evita el escarnio y desgaste público y si tan seguro se está de la inocencia del implicado y tanto se cree en el sistema ¿Por qué no dejar que se demuestre? En ese caso no tendría que haber miedo a nada, pero el problema es cuando la inocencia de la persona es más que cuestionable, no conviene investigar.

Cuando no es el respeto a la justicia es la transparencia. Pues bien, la Asamblea de la Comunidad de Madrid –gobernada por mayoría absoluta por el PP– vetó la investigación de los supuestos casos de espionaje que ahora quedan demostrados – aunque la juez decida no prestar atención a ciertas informaciones presentadas por el PSOE y el Fiscal–. ¿Esto es transparencia? El ayuntamiento de Fuengirola (PP) ha resultado ser la institución menos transparente. En mi ciudad, Guadalajara (PP),  no se contesta a las preguntas de la oposición mientras Rajoy exige respuestas a Zapatero en el Congreso. ¿Dónde queda su famoso código ético? Vaya incoherencia.

Rajoy es un líder sin propuestas, sin responsabilidad. Un político que además protege a los corruptos no apartándolos de la vida pública y al que debemos recordar que su futuro político está ligado al de Camps como así lo ha hecho ver en sus escasas declaraciones sobre Gürtel –porque recordemos que ha pasado meses sin comparecer en rueda de prensa–.

El PP ha perdido la nobleza y la dignidad propia de alguien que se dedica a velar por los intereses de sus votantes. Rajoy no tiene nada que aportar y no se merece ningún tipo de respeto político; sólo el propio de alguien que lleva detrás a diez millones de personas. Deseo que  esos votantes comiencen a darse cuenta de esta actitud frente al delito y condenen a este partido irresponsable al más absoluto ostracismo político; basta ya de hipocresía y escandalicémonos más con la corrupción, que parece que lo perdonamos.

Anuncios

Un pensamiento en “Basta ya de proteger a los corruptos

  1. Klara dice:

    Lo más lamentable de todo es que, a pesar de que el PP esté dando la espalda a un país que lo que necesita hoy en día es unidad, a sus votantes les sea indiferente…
    Muchas veces me pregunto cuál será su actitud…si lo que hacen es aplaudir todos estos fraudes o en realidad, hacerse los ciegos …

    Por otro lado,cada día tengo más claro que la única forma de hacer política de este partido es alimentar al pueblo de odio contra Zapatero, creyendose que así esconden toda la basura que han creado. ¡Que forma más sucia de hacer política!que asco…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: