Semana política intensa para Zapatero

Según el propio Zapatero, la semana del 12 de mayo fue la más complicada de su mandato político hasta el momento: recorte de salarios, congelación de pensiones. No sé si su percepción habrá cambiado pero, la que estamos viviendo, es de auténtico infarto político.

Pasadas  ya 24 horas de la huelga general de este 29 de septiembre, el Gobierno insiste en su mensaje de diálogo y acuerdo mientras que los sindicatos catalogan como éxito el paro, exigiendo además, la rectificación de la reforma laboral.

El ejecutivo sigue en la tónica de evitar el enfrentamiento y no entra en guerra de cifras. Lo cierto es que la huelga no fue un éxito, pero tampoco un fracaso absoluto. Miles de personas dijeron NO a la política económica de Zapatero y más allá de las distintas valoraciones, las imágenes de ayer suponen desgaste para el Gobierno.

Ahora toca la reforma del sistema de pensiones y la aprobación de varios reglamentos en materia laboral pero ¿Qué camino va a seguirse? ¿El del diálogo? ¿Será posible recuperar el diálogo social sin llevar a cabo la rectificación que piden los sindicatos? ¿Habrá huelga general si la jubilación se retrasa hasta los 67 años a fin de poder mantener el sistema de pensiones? Sólo podemos esperar y estar atentos.

Ayer no perdieron ni el Gobierno ni los sindicatos. Tampoco ganaron, pero supieron mantenerse. El único beneficiado, el PP: no le ha hecho falta secundar la convocatoria para salir beneficiado.

Otro frente abierto es el de los presupuestos. Su aprobación está asegurada gracias al PNV pero Zapatero tendrá que librar duros enfrentamientos con el PP –que  se limitará a rechazarlos sin exponer su alternativa– y con el resto de la izquierda parlamentaria que los considera poco sociales y nada de izquierdas. El Gobierno tendrá que vender a la ciudadanía muy bien estas cuentas, algo que no está sabiendo hacer con su gestión de la crisis.

Por si todo esto fuera poco, el domingo acabará la semana con una traca de fin de fiesta: primarias en el PSOE. Si gana Trinidad Jiménez, un balón de oxigeno para su liderazgo y una alegría personal. Si gana Tomás Gómez, su liderazgo no tiene por qué quedar en entredicho pero está claro que su favorita es Jiménez y tomó partido por ella en su momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: