Cosas escandalosas que no escandalizan

Llevo varias semanas pensando que la sociedad ha enterrado su ética, sus valores; ha aceptado ciertos mensajes turbios y parece no escandalizarse ante nada. Ya no reaccionamos, no levantamos la voz ante los discursos fuera de toda lógica y lo que es importante, la crisis económica, social y política que vivimos se convierte también en una profunda crisis moral o de valores.

Algunos hacen pensar que hablar de valores o de moral es algo sólo propio del católico. Otros sólo tienen unos acordes a su ideología y muchos más, manifiestan no tenerlos de ningún tipo. Simplemente quiero mostrar unos hechos que deberían escandalizarnos y que han pasado muy de largo.

Pérez Reverte

Nunca entenderé cómo alguien tan inteligente puede demostrar una gran falta de inteligencia. Insultar duramente a un Ministro por el hecho de emocionarse en su despedida tras seis años al frente de Exteriores es de lo más rastrero y sólo da muestras de la ausencia de humanidad. ¿Es que no es propio de las personas emocionarse? ¿En qué nos distinguimos entonces de los animales?

Sánchez-Dragó

Me niego a recordar sus repugnantes palabras. Declarar con tan desmedida chulería haber mantenido encuentros sexuales con menores y expresar de forma soez qué es lo que más te gusta de ellas no es literatura. Yo no lo considero y si este buen señor y los que le siguen en su apoyo –desde José Luis Garci, Fernando Savater o Esperanza Aguirre – sí consideran todos estos relatos como obra de la literatura, he de decir que vaya producción tan grosera y de mal gusto que uno escribe y otros valoran. Lamentable, repugnante y condenable.

Corrupción

Ya he dedicado tiempo a escribir sobre ello. Sólo diré que nunca entenderé cómo muchos españoles están perdonando las actividades de los miserables que se apropian del dinero de todos. Que Camps siga siendo candidato y los valencianos vayan a darle de nuevo el Gobierno es síntoma de que buena parte de la sociedad está igual de corrompida.

Paro

El paro debe ser una cuestión de Estado y por ello, máxima unidad política. Ya vimos como el PP manipuló a las víctimas del terrorismo en busca de votos, pero lo que están haciendo con el paro es lamentable. Ya no esconden su estrategia de querer aprovecharse de la crisis sólo con el objetivo de llegar a la Moncloa y no de combatirla. También se les perdona.

Javier León de la Riva (Alcalde de Valladolid)

Si en el PP existiese la ética, este señor estaría fuera del Partido y se hubiese pedido su dimisión por esas declaraciones machistas y repugnantes. Todos podemos equivocarnos y calentarnos pero él desarrolló un pensamiento, no lanzó un mensaje espontáneo. Pidió perdón, pero hay que ser responsable asumiendo las consecuencias de tus actos y pagando el precio correspondiente. Esto significa estar a la altura del cargo.

Visita del Papa

Una auténtica y cara provocación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: