El repugnante Sostres y la cadena perpetua

Los individuos que se hacen dueños de la moral en algunas cuestiones, esconden bajo sus vísceras los más sucios y despreciables pensamientos. El señor Sostres es uno de estos indeseables que, off the record, muestran lo peor de un ser humano. ¿Qué opiniones tienen sobre las personas que comenten delitos basados en pensamientos similares que comparten?

Los padres de Marta del Castillo depositan en el Congreso más de un millón y medio de firmas a favor de la cadena perpetua.

El caso Marta del Castillo supera lo trágico y familiares y amigos de la víctima merecen todo nuestro respeto y comprensión. Sus padres desprenden dolor. Un dolor que contagia a todos los españoles pero que no debe hacernos perder el horizonte. Una persona destrozada sentimentalmente no es la indicada para participar en la modificación de nuestro cuerpo de leyes penales viéndose además directamente afectada como parte del conflicto.

Respeto su opinión y su dolor. Hablar de cadena perpetua en España es algo que no tiene sentido cuando tenemos uno de los códigos penales más duros de toda Europa y cuando lo importante de una sociedad debe ser, entre otras cosas, su capacidad de regenerar a los que portan malas y peligrosas conductas. Es duro e inadmisible para cualquier persona afectada por el delito, pero privar a una persona de libertad de por vida es un error.

Es preocupante el populismo y la demagogia generada en estos temas –aprovechada además por algún partido político– que hace que la sociedad quiera poder para legislar, pero además, legislar desde el sentimiento –o resentimiento– y no desde la razón.

El caso Sostres

Las palabras de Sostres con las que desarrollaba un pensamiento sexista, machista, pedófilo y racista no tienen justificación alguna. Planteamientos como este pueden llevar a una persona a cometer una violación, a cometer un delito.

No condenar las palabras de este impresentable, alegando que fueron robadas de una conversación privada, sólo es muestra de no querer condenarlas. Este señor no puede seguir desempeñando la labor de comunicador social en ningún medio, menos en uno público, porque ha ignorado todos los principios éticos de la comunicación.

¿Qué pasa cuando alguien que posee estos pensamientos similares pasa a la acción?

Que lamentamos casos como los de Sandra Palo, Marta del Castillo etc. ¿Qué hacemos ante eso? Pedir cadena perpetua. ¿Quiénes la defienden? Personas que, en este caso, tampoco condenan las palabras de Sostres: Esperanza Aguirre, Javier Arenas o la moderadora Isabel San Sebastián –que no entiendo como no abandonó esa mesa de debate en presencia de ese perturbado–.

Firmar a favor de la cadena perpetua no tiene sentido si antes no condenamos actitudes previas al delito y aislamos a quienes las defienden.

Anuncios

2 pensamientos en “El repugnante Sostres y la cadena perpetua

  1. Gonzalo Pascual dice:

    Lamentablemente, las palabras salidas del impresentable señor Sostres, las oyen mis oídos cada día en conversaciones de gente de todas las edades y grupos sociales.Y es ago inevitable. En unos tonos u otros; constantemente se hacen alusiones al sexo femenino y… etc, etc. Es algo inevitable.
    Yo tampoco soporto a este señor, pero la realidad inexorable es que somos animales, y como animales, pensamos en alimentarnos y en reproducirnos. Es por ello que en nuestras conversaciones privadas, entre amigos, siempre salen Las sardinitas fritas, y demás carnecitas tiernas. Es algo inevitable en cuanto se está entre amigos.
    De ese modo, me parece sacar las cosas completamente del tiesto decir que este hombre es un violador en potencia. Porque sino, todos lo seríamos. Que levante la mano el que no haya bromeado jamás en esas tesituras. Porque entonces yo…también soy uno de ellos.
    Por mucho que nos pese, y por más desprecio que pueda causar este individuo de nombre Salvador, no podemos meterlo en la cárcel por ello porque,efectivamente, es una conversación privada, y por otra parte, tras lo explicado, manifestar públicamente nuestro desprecio a esa conversación, sería de lo más cínico. Ya que todos, y reconocerlo es lo que precisamente nos hace humanos, las hemos tenido alguna vez.

    • diegobarbas dice:

      Lo siento pero yo soy de los que piensan que el ser humano se distingue de los animales, entre otras cosas, por pensar en algo más que en comer y reproducirse que es algo propio exclusivamente del instinto y no de la razón.

      Critico en voz alta estas palabras y no soy cínico. Me parece absolutamente repugnante hablar así de menores delante de niños de los que además te burlas porque vienen de Marruecos. Es intolerable e impropio de un comunicador social. La excusa de la conversación privada y la libertad de expresión a mí no me valen.

      No digo que el señor Sostres sea un violador en potencia…digo que planteamientos similares son compartidos por personas que cometen el delito. Es un comentario pedófilo y para los pedófilos, esta sociedad reclama cadena perpetua y cuestiones similares. Muchos de los que la reclaman son defensores de este señor, entre otras, la señora Aguirre. No creo que sea sacar las cosas del tiesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: