El desastre electoral del PSC no es culpa de ZP, pero debe actuar

Montilla no se presentará a la reelección como Secretario del PSC

Con más del 98% de voto escrutado, los resultados de las elecciones catalanas no van a cambiar como resulta evidente. Tras una pésima campaña electoral en la que se ha hablado de “orgasmos” o “jueguecitos asesinos”, no ha habido cara a cara entre los dos grandes y en la que una candidata amenazaba con quitarse la toalla, el cambio se ha producido: CIU gana ampliamente las elecciones.

El batacazo del tripartito catalán era más que esperado. El PSC desciende a los resultados más bajos de su historia y ERC se reduce a la mitad. Joan Herrera es el único que consigue sostener la caída.

La culpa y el “pato” para Zapatero

Ya son muchos los analistas que señalan a Zapatero tras conocer los resultados. La situación económica que atraviesa el país y las medidas tomadas por el Ejecutivo, frenan sin lugar a dudas al electorado socialista, desmovilizado por naturaleza,  pero el tripartito entero y toda la izquierda se hunde. El PSC ha cometido muchos errores: entre otras cosas, dejar a un lado el tema Estatuto en el que ha basado su Gobierno y participar en una pésima campaña con aires ya de retirada.

Gobernar con ERC era además un lastre para el PSOE ante las posiciones de extremismo independentista adoptadas  por Puigcercos y nunca olvidemos que, el propio Zapatero, no se mostró favorable a la reedición del tripartito en 2006.

Avanza la derecha españolista

El segundo gran vencedor de la noche es el partido de Sánchez-Camacho que, aunque no experimenta una gran subida de votos, si lo hace en el reparto de escaños. Rajoy ya ha hecho su propio experimento  en Cataluña de cara a las próximas elecciones y parece mentira que un partido que ha rozado posturas fascistas en una campaña basada en la inmigración, alcance más representación. Esto es sólo un aperitivo de lo que pueda llegar.

¿Qué era lo mejor para Zapatero ante la previsible derrota?

Lo más conveniente es que CIU hubiese conseguido la mayoría absoluta, sin machacar profundamente al PSC , para no tener que deber nada al PP. La coalición no va a ser necesaria, pero veremos después cómo actúan con la dichosa geometría variable.

Lo cierto es que ahora CIU está obligada al entendimiento con el Gobierno, la responsabilidad de lo que allí ocurra será sólo suya y el electorado catalán socialista puede activarse relativamente de cara a los próximos comicios. Parece que la izquierda reacciona sólo cuando prueba la medicina de la derecha

Mirando hacia delante

La debacle electoral del PSC no se debe en buena parte a la acción del Gobierno pero sí sirve de serio toque de atención: es tiempo de explicar mucho las cosas, de decir a los ciudadanos que las medidas tomadas son las menos antisociales (porque lo son comparadas con Francia, Alemania o Irlanda) y de frenar al PP, que día a día, se supera en su política miserable.

En pocas palabras: se trata de convencer a la opinión pública que la posición del PP no puede ser más rastrera y mediocre y de entender que los recortes producidos no son nada comparado con los de los gobiernos de la derecha a los que el PP alaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: