“Una formación en la que nos reconocemos porque nos llamamos compañeros”

Algunos han conseguido lo que venían buscando desde hace semanas: Zapatero anuncia que no optará a la reelección. En medio de esta polvareda más que interesada, presidentes como el de Castilla-La Mancha piensan que de esta forma tendrán menos problemas para afrontar el 22M y mantenerse en el poder. Se equivocan.

La lealtad es un valor fundamental en política. Bien es cierto que un día eres todo y otro no eres nada. En cualquier caso, las cosas se demuestran con hechos y no con declaraciones en prensa. Cuando Zapatero “vendía” todo eran peleas  entre agrupaciones por ver quién se le llevaba su mitin y algunos que antes se peleaban, ahora han caído en la deslealtad: no han dejado que, con la que está cayendo, sea el Presidente quien marque su calendario de salida.

Un líder político debe ser leal a todo su partido, en especial a los que le han apoyado para llegar al liderato, y generoso con los que optaron por la postura contraria. Muchos no entienden esto, acaban dejando por el camino a compañeros o compañeras y tarde o temprano lo pagan en las urnas.

Zapatero entendió desde el primer momento que debía ser leal y generoso, unió como una piña a todo el partido y lo llevó a las cotas más altas de poder como así prometió en el Congreso en que fue designado Secretario General  del PSOE hace casi ya once años. Sólo se perdieron a algunos falsos demócratas que no entendieron que su momento ya había pasado o que el partido había hablado. Buen ejemplo de ello es Rosa Díez.

Muchos me dicen que soy un sectario o que no tengo la objetividad que debiera tener a poco de terminar la carrera en periodismo. Lo que sí tengo –y muy clara– es una forma de entender las cosas y soy de los que piensan que en la vida no puedes pasar como si nada, no puedes ser indiferente.

Soy progresista y siempre mantendré que, con bastantes aciertos y no menos errores, Zapatero pasará a la historia como un buen presidente del  siglo XXI con su legado social como mejor aval y por ser el político que modernizó España y puso a su sociedad a la altura de la europea. Apostó por la libertad, la educación, la dependencia, la igualdad radical, los jóvenes, la ciencia e investigación, la paz, la multiculturalidad, la dignidad de las personas, la cooperación…

Es una idea que ahora no mola, no vende, pero es lo que hay. El tiempo pondrá a cada uno en su lugar. El final de esta historia es que, aunque será el único presidente que no pierda unas elecciones, se irá por la puerta de atrás como todos los anteriores. Lo peculiar es que algunos de su propio partido están contribuyendo a ello. Mayo está a la vuelta de la esquina, cada palo que aguante su vela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: