Refuerzos ante un Gobierno grosero que ningunea a su ciudadanía

Foto: elmundo.es

Ayer hizo un año desde que España empezó a vestirse de azul PP por completo y lo cierto es que desde entonces, llevamos doce meses de protesta y respuesta en la calle ante los terribles recortes que aplican por doquier y que no venían contemplados en ningún programa electoral. Lo peor no es que no se contemplasen, sino que se está haciendo justo lo contrario a lo dicho. Pero tampoco nos vayamos a engañar, era lo esperado.

El balance en reivindicación es positivo. La mecha fue prendida por el 15M y los recortes fueron la leña necesaria para que las calles se hayan llenado de voces ciudadanas para decir que ni queremos pagar la crisis ni admitimos la misma como excusa para el paulatino desmantelamiento del estado del bienestar. Aún así, teniendo en cuenta la gravedad de la situación, las calles necesitan más gente diciendo “no”. Los que salimos a la calle necesitamos refuerzos.

Hay que parar a un Gobierno que toma todo tipo de medidas rechazadas de plano por la ciudadanía. Su improvisación, falta de decencia y cierto desapego a los medios hacen que nuestro Presidente no tenga ni la altura ni valentía necesaria para explicarnos sus decisiones; para responder ante a quienes se debe. Por si fuese poco, las declaraciones que se producen de la boca de ministros y compañeros de partido son toda una oda a la frivolidad y la grosería.

Cuando aprobaron el copago farmacéutico y los recortes sanitarios, el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, nos dijo que nos tomásemos unos cafelitos menos al mes. Cada dos por tres, el señor Floriano, vicesecretario de comunicación del PP, sale a vueltas con la herencia cuando hace pocos días hemos conocido que Valencia y Madrid -gobernadas por ellos desde hace años- ocultaron parte de sus déficits. Ahora viene Wert a decirnos que si las familias no tienen para pagar la educación es porque deciden gastar su dinero en otras cosas. Y lo que antes era una mentira en las cifras de déficit ahora es un éxito porque sabemos en qué situación estamos. Basta ya, al menos respétenos.

Salgamos a la calle pero sumemos esfuerzos. Hablemos con la gente y hagamos ver que lo único que nos queda es salir a protestar y a reclamar alternativas. Vamos a hacerlo por mucho policía que saquen a las calles o reformas penales aprueben con el objetivo de criminalizarnos. No es por ningún partido. No es por ningún sindicato. Es por nosotros mismos; por nuestro futuro. No es justo que quienes critican sin hacer nada también se beneficien de los logros conseguidos ¿No? En eso también somos más generosos quienes llevamos meses gritando.

Nos hemos vuelto demasiado cómodos en estos años de fiebre económica. ¿Habrá que esperar la anunciada como dolorosa reforma de la Administración para que los funcionarios secunden en masa las protestas como no hicieron la pasada huelga general? Generalizar es un error, pero sabemos a lo que nos referimos.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: