Las marcas España

Rajoy y nuestro Jefe de Estado, al que por desgracia no podemos elegir democráticamente, insisten en su defensa a ultranza de la imagen y marca España mientras me pregunto: ¿Qué imagen? ¿Qué marca? ¿Queremos un país barato con gente malviviendo al que vengan turistas ricos a dejarnos su dinero? ¿Queremos inversiones y convertirnos en sedes de trabajo para grandes empresas con mano de obra barata y precaria?

No quiero la imagen de un país museo. No quiero un “España, ciudades de vacaciones”. No me preocupa la imagen que estamos dando en los últimos tiempos, porque lo verdaderamente alarmante es lo que aquí dentro empezamos a vivir.

La imagen de España no es otra que la de un país con un Gobierno que acaba de destruir su sistema sanitario universal y que ha hecho que la educación empiece a ser casi un privilegio. Un país con terribles cifras de paro, con ciudadanos ahogados por impuestos que sacan a sus abuelos de la residencia para poder vivir, con cada vez más niños-tupper que compran libros usados porque no pueden pagar unos nuevos… Eso sí, tenemos muchas rotondas, kilómetros de AVE y aeropuertos vacíos para hacer folletos y postales.

Esta es una España donde, como se nota cada vez con más fuerza, la ciudadanía no confía en una clase política bastante enferma por la corrupción en la que no se ve representada. Algo falla y es terrible que muchos españoles tengan que ir a gritar a su Parlamento cuando no hace ni un año que han pasado por las urnas.

Todo este descontento genera otras imágenes: la de miles de personas protestando en las calles de un país democrático, pero en el que el Gobierno reprime con violencia todo este descontento. No sólo este martes en el Congreso, no. La protesta ha sido criminalizada y en estos últimos meses de PP al poder, toda manifestación va unida a palos y pelotas de goma de la Policía. Manifestaciones pacíficas en las que, como siempre y por desgracia, también hay cuatro o cinco reventadores.

La imagen de España empieza a ser, lamentablemente, la de un Pueblo asfixiado por una interesada lógica de austeridad para el Pueblo y dinero al poderoso, que sale a la calle a protestar y a decir que no puede más y que no está dispuesto a permitir más abusos ¿Y la marca? Alargada o redonda según te alcance un porrazo o pelotazo de goma de una Policía que, en lugar de arrojar sensatez y mesura, siembra el pánico entre los manifestantes.

Vídeo de Juan Ramón Robles ( @juanramajete )

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: