Por decencia, escuchen

Imagen: http://www.elconfidencial.com

A nadie se le escapa ya que los desahucios son una de las caras más amargas de esta maldita crisis económica, que en pocos días ha provocado el suicidio de dos personas desesperadas por su espantosa situación. Son miles y miles los ciudadanos que desgraciadamente han perdido todo lo que tenían y ahora que parece que este problema podría tener desencadenantes sociales peligrosos, PP y PSOE deciden dejar de mirar hacia otro lado.

Podríamos echar la culpa a la incompetencia o al error de muchas consecuencias negativas derivadas de la gestión de la crisis pero, en este caso, la culpa de esta sangría de desahucios la tiene la meditada indiferencia política de los dos grandes partidos. Colectivos ciudadanos llevan años peleando por detener desahucios y grupos como IU han presentado en el Congreso varias medidas encaminadas a ponerlos fin, rechazadas todas ellas por quienes ahora pretenden arreglar este problema  sin contar con nadie.

 ¿Por qué llevan tanto tiempo negándose a dar una solución a este drama social mientras rescataban bancos ejecutores de tanta desgracia? ¿Por qué? Bien está que, muy tarde, se pongan manos a la obra pero el problema es que no aciertan tampoco en las formas.

 Del PP era difícil esperar cualquier tipo de acuerdo político y social viendo de qué manera utilizan su poderosa mayoría absoluta en las Cámaras pero quien termina de coronarse es el PSOE. Tras los errores cometidos y varias negativas en el Congreso, entiende que el pacto es con el PP y obvia a grupos como IU o a colectivos como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca que llevan meses luchando contra el desahucio. Las medidas que pongan fin a estas injusticias debe ser fruto de un gran acuerdo social y político. Los dos grandes partidos son los últimos en sumarse a la lucha contra los desahucios y lo lógico y decente es que, por lo menos, escuchen a todo el mundo porque, señor Rubalcaba, no es usted el que se ha enfrentado a la banca ni ha alzado la voz contra los desahucios.

 Estos días escuchábamos también a una Europa que se daba cuenta ahora de lo mala que es nuestra ley hipotecaria y también alguna crítica al CGPJ por no haberse puesto al frente de las movilizaciones ante el clamor ciudadano. Y a propósito, ¿dónde ha estado la Iglesia católica? ¿Cuántas iniciativas ciudadanas de este tipo ha respaldado y apoyado? Recordemos que de momento son los únicos que no están sufriendo la crisis junto a las grandes fortunas defraudadoras. Al fin y al cabo ellos salen a la calle para otras cosas.

 

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: