Represión

Vivimos un tiempo tan complicado y convulso en el que llamar a cada cosa por su nombre siendo claro forma parte del mejor compromiso social. Ello implica alzar la voz una vez más para decir, sin rodeos ni eufemismos, que el Gobierno del Partido Popular se comporta de forma autoritaria y atenta mediante el miedo y la represión contra el derecho a expresarse libremente.

 Ya está bien de tanto abuso; ya basta de criminalizar la protesta y convertirla en violenta para intentar acallarla. La detención de una reportera de La Sexta en Sevilla que cubría una carga policial es sencillamente intolerable. No podemos permitir que a los periodistas se nos impida informar y mucho menos, que se nos requise nuestro material y nuestro trabajo.

 No es casualidad que muchos abusos se produzcan en algunas de las protestas que acaban con la represión de la Policía -que recibe y cumple órdenes-. A pesar de esto, y entendiendo la protesta pacífica y el orden social como algo irrenunciable, me niego a no decir que ya son demasiados los abusos policiales cometidos de forma impune, que arrojan imágenes propias de cualquier país de todo menos democrático: policías que irrumpen en una estación de tren disparando salvas y atizando a todo el que se mueve, disparos directos de pelotas de goma a manifestantes –la normativa obliga a disparar contra el suelo–, porrazos en las cabezas… ¿Dispersión y supuesto restablecimiento del orden o violencia? Todo con el fin de amedrentar a la ciudadanía y prueba de ello son las quejas emitidas por el Sindicato Unificado de Policía que señalan, entre otras cosas, que los mandos de los antidisturbios exigen una mayor contundencia en las actuaciones. Indignante.

 Otro reciente escandaloso caso de represión: El Gobierno regional de Madrid ordena la retirada de las pancartas de protesta que cuelgan de los hospitales públicos de la Comunidad, cuyos trabajadores luchan por la defensa del modelo público sanitario. Orden y amenaza de sanción para reprimir la protesta ¿A qué niveles estamos llegando?

 Señores del Partido Popular, protestar es legítimo. La libertad de expresión y los derechos a huelga, reunión y manifestación son intocables. No estamos dispuestos a permanecer en silencio mientras perdemos todo lo que estamos perdiendo y si lo que pretenden es coartar nuestra libertad, estaremos regresando a un desagradable pasado que muchos insistimos en condenar . Amenazas, represión en las calles y denuncias que no podremos recurrir gracias a sus tasas, pero que les quede muy claro: no tenemos miedo y no vamos a consentir que nos impongan el silencio.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: