El jarrón español

Captura de la conversación entre el Rey y el priodista Jesús Hermida

Captura de la conversación entre el Rey y el periodista Jesús Hermida

Uno de los momentos políticos del año es el discurso de Navidad del Rey que es, además, la única ocasión en que la Corona se expresa por sí misma sin el control del Gobierno. Ya estamos acostumbrados a relatos planos y poco comprometidos, con la característica de la brevedad de este año. En esta ocasión, Don Juan Carlos tenía otra oportunidad para hablar libremente en la conversación que TVE le ha brindado por su 75 cumpleaños y ni esta ni las dos anteriores apariciones -la del discurso de Navidad y la carta a Cataluña- han servido ni para limpiar su imagen ni para mostrar cercanía con los españoles, en un momento delicado de desprestigio para la monarquía española.

Los ciudadanos no olvidamos ni Botsuana ni Urdangarín y la omisión de referencias a estos asuntos nos irritan todavía más si cabe en una coyuntura tan complicada en general como la que atravesamos. Con esta autocensura el Rey empaña su triste “la justicia es igual para todos” de 2011 y su “lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”. Somos una sociedad madura y queremos que se nos trate como tal.

Si la conversación con un patético Jesús Hermida era uno de los puntos fuertes del nuevo estilo de comunicación de la Casa Real, más que de cercanía podríamos hablar de distancia. Cercanía era incidir en el terrible presente que viven todas las generaciones, el marco que queda para un futuro inmediato bastante gris y situarse al lado de los españoles y su bienestar.

¿Por qué no tenemos un Jefe de Estado que nos hable con claridad? ¿Por qué siempre tanto hermetismo, tanta censura y formatos encorsetados? Más que un rey, tenemos un jarrón chino. Será un debate difícil de esquivar porque hay muchos españoles que lo que queremos es un Jefe de Estado al que podamos elegir para que, entre otras cosas, hable con claridad, sea transparente y pueda pagar de forma democrática sus errores. Momentos como el de la conversación con Hermida en TVE muestran la insoportable rigidez y anacronismo de la monarquía española.

PD: señor Somoano -director de informativos de TVE-, llame a lo de ayer cualquier cosa menos entrevista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: