Archivo de la etiqueta: 29M

Ideas sobre el 29M

Días como el de ayer en los que ves a tanta gente luchar unida por un mismo objetivo suscitan verdadera emoción. Un sentimiento enrarecido porque lo que se pretende combatir es la precariedad, la sinrazón, el abuso, la prepotencia y también, cómo no, la indiferencia.

La huelga general fue un éxito. Me dan igual las guerras de cifras y los intentos de manipulación porque lo que quedó claro es que España paró y protestó contra la maldita reforma laboral. Las imágenes de las movilizaciones y de calles y polígonos industriales vacíos hablan por sí solas. El dato de la bajada del consumo eléctrico, el real y no el inventado por la ministra de Trabajo que nunca trabajó, da cuenta también del volumen de la protesta. Si la huelga no fue un éxito ¿Por qué el presidente de la CEOE expresó ayer su deseo de que el día pasase cuanto antes? ¿Por qué muchos ayuntamientos del PP encendieron sus farolas durante el día? ¿Por qué el gobierno y la derecha mediática se mataban por hacer ver a todo el mundo que era un día normal? ¿Por qué la policía actuó como actuó?

Una jornada de la que saqué algunas ideas:

Insolidaridad absoluta del funcionariado, del comercio y la pequeña empresa

Los funcionarios no pararon. Caer en la generalización no es bueno pero ayer demostraron ser profundamente insolidarios por creerse intocables. Si estamos metidos en un pozo sin fondo, uno de los valores fundamentales que debe prevalecer es la solidaridad y la unión en nuestra defensa. No sabemos aún  qué acompañará hoy a la palabra funcionarios en los presupuestos, pero si ahora les toca a ellos a ver con qué cara piden movilizaciones o apoyo de los trabajadores. Para su suerte, siempre habrá quien luche por todo el mundo pero desde luego que no se lo merecen. Precisamente ellos eran los que no tenían por qué tener miedo ayer.

Con los autónomos y pequeños comercios o empresas tres cuartas partes de lo mismo. Eso sí, que tengan claro que sin nuestro dinero no hay consumo, que con estas medidas nos impiden consumir y que sin nuestro consumo ellos caen.

Abuso policial

Los piquetes informativos son una parte fundamental para el ejercicio del derecho a huelga. El Tribunal Constitucional ya expresó en su día que publicitar la huelga y llamar a los trabajadores a secundarla es perfectamente legítimo como no podía ser de otra manera. Ayer la Policía se dedicó a abusar y a presionar en los piquetes. Donde yo estuve, los agentes se dedicaban a imponernos el tiempo que debíamos tardar en informar a un trabajador, a bajar la ventanilla y decirles que si querían pasar adelante o a directamente ordenarles avanzar y cruzar el piquete para no generar un problema de tráfico. Inaceptable. En un piquete inferior a treinta personas había entre 6 y 8 policías.

Becarios en prácticas

Conozco a muchos compañeros que ayer decidieron acudir al trabajo un día más con contratos de prácticas en los que cobras menos de trescientos euros, por un trabajo que vale mucho más. Esto es lo que nos espera hasta los treinta. Ellos tienen el derecho a no parar y yo a expresar que basta ya de humillaciones y que me da vergüenza que haya quien se conforme y asuma esa situación. No le encuentro explicación, es un absurdo.

Sindicatos

Hay una idea muy equivocada de ellos, sobre todo de UGT y CC.OO, que tendrán que combatir decididamente para acercarse más a la sociedad. La fuerza de los trabajadores está en su unión, está en los sindicatos. Que a nadie se le olvide que tenemos jornadas de ocho horas, vacaciones pagadas, pensiones o un paquete de derechos -brutalmente reducido por el PP- gracias a ellos. Los que ayer decidían no moverse son los que nunca lo hacen pero sí los que preguntaban que dónde estaban los sindicatos cuando fueron despedidos. La ignorancia es atrevida.

Ahora esperamos el nuevo ataque con los presupuestos del Estado. Veremos qué contienen y a ver si hoy alguno se echa las manos a la cabeza por lo que hizo, o más bien no hizo, en el día de ayer.

Etiquetado , , ,

Andaluces, asturianos y la piñata

Hoy, día 11 de marzo, España vuelve a salir a la calle para decir no al terrorismo económico. A defender la dignidad de la clase trabajadora y a pedir empleo de calidad con derechos. Coincide la movilización con el aniversario del atentado del 11M a cuyas víctimas y familiares me dirijo para mostrarles mi más absoluto respeto. A un lado queda la polémica y la vieja instrumentalización de las víctimas por quienes nunca podrán mirarlas a la cara para decirlas que nunca las engañaron y utilizaron. A la derecha política y mediática cualquier fecha les parece mal para que la gente se movilice por sus derechos y sirva ello de reflexión y concienciación para muchos. Esta es otra excusa más para hacer ruido.

A estas alturas el propio Rajoy ha dejado claro que la reforma laboral no generará empleo y que al menos perderemos 600 mil puestos de trabajo más. Entonces ¿Para qué aprobar esta reforma? Para imponer un modelo económico e ideológico al servicio del liberalismo más ultra. Precisamente, lo peor de esta crisis es que está dejando consigo un marco; un molde peligroso para los ciudadanos, el estado del bienestar y el estado social.

El próximo día 29 estamos llamados a la sexta huelga de la democracia. Quedan días para que todos podamos explicar a nuestro entorno lo peligroso de la reforma y la importancia de pelear en la calle. La forma de combatir el miedo a ejercer el derecho y ser despedido es hacer de ese día una jornada de movilización masiva.

Mientras tanto, esta semana se han conocido los resultados del CIS sobre las elecciones asturianas y andaluzas y resulta imposible salir del asombro. Conocidos los recortes en las comunidades autónomas, las primeras medidas económicas de Rajoy, su reforma laboral y esperando los temidos presupuestos, los andaluces parecen estar decididos a dar una victoria mayoritaria al PP. Hay cosas que no podré entender jamás. Desde luego que la mejor huelga que andaluces y asturianos podrían hacer es evitar el avance de la derecha el día 25 de marzo.

Hemos de enterarnos de una vez que nuestros derechos laborales, sociales y nuestro  bienestar corren serio peligro. Cada vez que el PP gobierna decide meterlos en una piñata y ponerse debajo para intentar reventarla a palos. Lo peor de todo es que esta vez juegan sin venda y están acertando de lleno en sus golpes. Justificarlos es fruto del molde ideológico que antes mencionaba que nos están imponiendo. No somos los ciudadanos quienes tenemos que sacrificarnos, aunque ello no signifique que la coyuntura sea buena para reflexionar sobre cuestiones relacionadas con la sostenibilidad del sistema.

Etiquetado , ,
A %d blogueros les gusta esto: