Archivo de la etiqueta: lucha

Represión

Vivimos un tiempo tan complicado y convulso en el que llamar a cada cosa por su nombre siendo claro forma parte del mejor compromiso social. Ello implica alzar la voz una vez más para decir, sin rodeos ni eufemismos, que el Gobierno del Partido Popular se comporta de forma autoritaria y atenta mediante el miedo y la represión contra el derecho a expresarse libremente.

 Ya está bien de tanto abuso; ya basta de criminalizar la protesta y convertirla en violenta para intentar acallarla. La detención de una reportera de La Sexta en Sevilla que cubría una carga policial es sencillamente intolerable. No podemos permitir que a los periodistas se nos impida informar y mucho menos, que se nos requise nuestro material y nuestro trabajo.

 No es casualidad que muchos abusos se produzcan en algunas de las protestas que acaban con la represión de la Policía -que recibe y cumple órdenes-. A pesar de esto, y entendiendo la protesta pacífica y el orden social como algo irrenunciable, me niego a no decir que ya son demasiados los abusos policiales cometidos de forma impune, que arrojan imágenes propias de cualquier país de todo menos democrático: policías que irrumpen en una estación de tren disparando salvas y atizando a todo el que se mueve, disparos directos de pelotas de goma a manifestantes –la normativa obliga a disparar contra el suelo–, porrazos en las cabezas… ¿Dispersión y supuesto restablecimiento del orden o violencia? Todo con el fin de amedrentar a la ciudadanía y prueba de ello son las quejas emitidas por el Sindicato Unificado de Policía que señalan, entre otras cosas, que los mandos de los antidisturbios exigen una mayor contundencia en las actuaciones. Indignante.

 Otro reciente escandaloso caso de represión: El Gobierno regional de Madrid ordena la retirada de las pancartas de protesta que cuelgan de los hospitales públicos de la Comunidad, cuyos trabajadores luchan por la defensa del modelo público sanitario. Orden y amenaza de sanción para reprimir la protesta ¿A qué niveles estamos llegando?

 Señores del Partido Popular, protestar es legítimo. La libertad de expresión y los derechos a huelga, reunión y manifestación son intocables. No estamos dispuestos a permanecer en silencio mientras perdemos todo lo que estamos perdiendo y si lo que pretenden es coartar nuestra libertad, estaremos regresando a un desagradable pasado que muchos insistimos en condenar . Amenazas, represión en las calles y denuncias que no podremos recurrir gracias a sus tasas, pero que les quede muy claro: no tenemos miedo y no vamos a consentir que nos impongan el silencio.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Lucha sin fuego

Este domingo hemos podido ver cómo a los griegos solo les quedaba incendiar las calles mientras su Parlamento, haciendo oídos sordos al Pueblo, aceptaba el mazazo final de la Unión Europea para poder acceder a otro tramo de rescate.  Europa ha robado el futuro a los helenos y les condena a vivir un presente verdaderamente dramático. Dejando a un lado el debate sobre si la reacción griega es condenable o no, lo cierto es que a nadie puede extrañarle: mala combinación la de la desesperación junto al sentimiento de no tener más que perder.

El intercambio de opiniones y las muestras de apoyo inundaron  la Red, siendo el único lugar desde donde era posible ver lo que estaba pasando porque nuestras televisiones prefirieron continuar con sus interesantes programaciones. Algunas voces pedían contagio; llamaban a la gente a salir a quemar calles en nuestro país y a iniciar una revolución. Una cosa es solidarizarse con Grecia y otra decir que en España hay que salir a incendiar el Parlamento.

Es evidente que en nuestro país la situación es muy preocupante: paro desbordado, familias desahuciadas, importantes recortes en servicios públicos, subidas de impuestos no encaminadas a redistribuir o mejorar la vida de los españoles, graves cambios en Justicia, retroceso en derechos, una reforma laboral que nos convierte en siervos de los patrones, un presidente del Gobierno escondido tras su prepotente mayoría absoluta, la oposición mayoritaria bloqueada, unos sindicatos a los que cuesta convocar una más que justificada huelga general… y encima ahora no sabemos si el Gobierno mintió con las cifras de déficit de 2011 para utilizarlo como excusa en su puesta en marcha del ataque a la ciudadanía.

Sí, las cosas están muy mal y es momento de dar una respuesta contundente en la calle, pero es preocupante que muchos piensen que el camino está en reproducir las dramáticas imágenes que el domingo vivía el pueblo griego, al que mostramos nuestra máxima solidaridad. Hay que cambiar las cosas y poner fin al terrorismo económico, pero dejemos de lado determinados planteamientos desmedidos. Es tiempo para la unidad de los ciudadanos, el abandono de las excentricidades de algún que otro colectivo, de reconstruirnos como sociedad para que cada uno pelee desde donde pueda y es preciso también un frente común de partidos de izquierda. Siempre quedarán cauces pacíficos desde donde luchar.

No olvidemos que la violencia no es racional y puede volverse en contra de la libertad para ser ejercida desde la tiranía. En este caso nunca gana la razón, tan solo el más fuerte. En esto tenemos terribles experiencias. Pretendiendo que ardan ellos, no hagamos que los que nos quememos seamos nosotros.

Etiquetado , , ,
A %d blogueros les gusta esto: